fbpx
ActualidadNacionalPolíticaSalud

Contraloría determina que ministerio de Salud deberá pagar $1.627 millones por arriendo de Espacio Riesco

El ente fiscalizador estableció que el Servicio de Salud Metropolitano Norte tendrá que pagar cerca de 460 millones de pesos menos a lo que se había señalado en los contratos suscritos.

Publicidad Publicidad

Lo que todo el mundo quería saber, ¿Qué pasó con Espacio Riesco?, ¿Quiénes lo utilizaron?, ¿Qué beneficios entregó para la pandemia?. Y más aún, estando en un Estado de Excepción Constitucional, que faculta al Gobierno a hacer uso gratuito de cualquier espacio e infraestructura particular, para asumir esta tarea. Pero Mañalich y Zuñiga  firmaron un contrato con un centro de eventos, que la deuda asciende a $2.091.891.672  por el uso de Espacio Riesco como centro hospitalario durante el inicio de la pandemia. La Contraloría objetó los contratos suscritos entre el recinto y el Servicio de Salud Metropolitano Norte tras determinar que estos excedían los montos máximos que el Estado debía pagar.

En las cifras que se discuten, el Servicio de Salud presentaron un contrato por $2.091.891.672, sin embargo, según el ente fiscalizador el monto a pagar finalmente deberá ser de $1.627.379.672, lo que significa una rebaja en más de 460 millones de pesos.

Según se señala el organismo sólo debía pagar las prestaciones que fueron realizadas de forma efectiva. En este mismo contexto el ente fiscalizador comenzó un proceso para acreditar dichos gastos.

Sobre ello, en el oficio se detalla que “si bien, en esta oportunidad, el SSMN adjuntó dos cotizaciones adicionales a fin de demostrar que los servicios otorgados por el Centro de Convenciones Santiago S.A. serían los más convenientes a sus intereses y que los valores pactados por las prestaciones respectivas se ajustarían a los precios de mercado, consta que dichas propuestas fueron elaboradas por las empresas que allí se individualizan recién en el mes de septiembre de 2020, de lo que se colige que estas no fueron recabadas antes de llevar a cabo la contratación de que se trata, sino ya finalizado el otorgamiento de las prestaciones por parte del proveedor del contrato”. Esto quiere decir que se optó por contratar el Espacio Riesco, y después se pidieron las cotizaciones a otras empresas.

La Contraloría determinó que al menos hasta junio de 2020 nunca hubo claridad sobre la capacidad disponible en las residencias sanitarias. El informe, a este respecto, consignó que “de las entrevistas y documentación analizada se advirtió que existieron confusiones sobre si la disponibilidad era de camas o habitaciones por residencias sanitarias, así como también no siempre había cabal conocimiento de los cupos libres. Los antecedentes, referidos a la cantidad de camas por región, residencias y disponibilidad eran manejados de manera manual por la SRA o mediante planillas en formato Excel, lo que no otorgaba seguridad sobre la completitud, integridad y preservación de los antecedentes  e información”.

Y en otro caso anterior, que salió en febrero, en donde se  determinó que el Minsal contrató un hotel vinculado a Orlando Durán, jefe de la División de Atención Primaria del Minsal. Además que dentro de ese hotel sanitario se incluyeron huéspedes fantasma. «De los 94 huéspedes extranjeros  individualizados, en el listado se pudo verificar, con los datos proporcionados por la Policía de Investigaciones de Chile, que en 56 casos los registros de la institución daban cuenta de que las personas informadas habían abandonado el país antes del período en el cual habrían hecho uso de las instalaciones del Hotel Clínico SpA”, detalló la investigación publicada en febrero. 

Publicidad
Botón volver arriba
Cerrar