fbpx
Araucanía

Avanza investigación para desarrollo de vacunas contra el Covid-19 en la Araucanía

Publicidad Publicidad

Mientras el mundo está atento a los resultados de los estudios que desarrollan científicos para detener definitivamente al Covid-19, aumenta la importancia de las diversas investigaciones que buscan poner fin a la pandemia.

Una de ellas se realiza en la Región de la Araucanía, con dos estudios aprobados para su desarrollo por el Comité de Ética Científica del Servicio de Salud Araucanía Sur, y que forman parte de 25 investigaciones que se están llevando a cabo en materia Covid-19.

Según el secretario ejecutivo del Comité de Ética Científica, Hardy Müller “desde el mes de marzo a esta fecha, el Comité ha continuado desarrollado sus labores de revisión de proyectos de investigación en temas generales y con especial dedicación a los proyectos en materia Covid, entre los que se incluyen los estudios en vacunas y otros de tipo epidemiológico, observacionales, descriptivos, etc”.

Vacunas

A partir de septiembre fueron ingresados al Comité de Ética los dos proyectos de vacunas: el primero es el prototipo de la vacuna Ensamble, desarrollado por la empresa farmacéutica norteamericana Janssen de Johnson & Johnson, con un estudio de Fase 3 que busca evaluar eficacia y seguridad. Contó con la aprobación del Comité, del director de Servicio de Salud y del director del Hospital Dr. Hernán Henríquez Aravena, recibiendo el visto bueno por parte del Instituto de Salud Pública, para que este estudio se aplique en Temuco.

Al respecto, el Dr. Manuel Muñoz, investigador a cargo del estudio, expresó que esta fase de la investigación concluyó recientemente y permitió vacunar localmente a 95 personas, quienes fueron parte de las 40 mil personas inoculadas a nivel mundial.

Según relató el médico internista, de los seis centros elegidos para participar en esta etapa, cuatro eran centros privados y dos centros públicos: el Centro vinculado a la Universidad de Chile y el asociado al Hospital Regional de Temuco.

Recordemos que la fase 3 es la última previa a la comercialización del producto, y lo que piden los organismos regulatorios como la FDA de Estados Unidos o EMA de Europa, es que se junte un mayor número de gente tratada para recuperar la información de esa gente.

“Es la típica información de seguridad que da cuenta de los diferentes eventos adversos que se pueden esperar de un medicamento”, dijo, recalcando que las personas deben entender que no hay experimentación con los voluntarios reclutados, porque ya se conoce qué hace el producto.

Según el profesional, si bien al principio la idea era vacunar a 60 mil personas en todo el mundo, el proceso se aceleró y quedó definitivamente en 40 mil, obligando a cerrar rápidamente esta etapa. Esto derivó en diversas dificultades, ya que el proceso por paciente era mucho más que vacunar.

“Había que revisar el historial médico de esa persona, contarle de qué se trata, que entienda bien qué es el estudio clínico, tomarle exámenes, enseñarle la logística de los controles que viene a posterior y finalmente vacunarlas”, afirmó Muñoz.

“El hecho de haber sido invitados a participar de un estudio, referente a una solución a este problema que ha modificado el estilo de vida de todo el mundo, es una tremenda responsabilidad y una satisfacción profesional y es un orgullo ser parte de la solución”, sostuvo.

La segunda vacuna en investigación en Cautín, denominada Ad5-nCoV, es de origen chino-canadiense y fue desarrollada por la compañía CanSino Biologics, también de Fase 3, será aplicada a mayores de 18 años y al igual que la anterior, busca evaluar seguridad y eficacia.

El Dr. Fernando Lanas, médico investigador, expresó que el estudio de fase tres de la vacuna Cansino que incluye 40 mil personas a nivel mundial y 5.200 en Chile, se encuentran repartidos en dos centros en Santiago, Temuco, Valdivia, Osorno y Puerto Montt.

Los voluntarios recibirán una vacuna que contiene un adenovirus, virus del resfriado que incluye algunas proteínas del coronavirus o un placebo en la proporción 1:1 y después de la inoculación, tienen controles telefónicos durante 11 meses y una visita final al año.

El estudio se aplicará a personas mayores de 18 años con algunos criterios de exclusión, incluyendo fundamentalmente a personas que han tenido la infección por Covid, quenes han tenido enfermedades no controladas de cualquier tipo y mujeres embarazadas. Se puede incluir en el estudio personas con la presión alta, con diabetes, con asma, ya que no son criterios de exclusión.

“Para quienes reciban la vacuna, si bien estamos en etapa de probar su efectividad, dados los datos de fase 1 y fase 2, es probable que tengan una alta inmunidad contra el coronavirus y reduzcan significativamente sus riesgos de enfermar con respecto a la de la población general”, indicó el experto.

En ambos casos, el Servicio de Salud Araucanía Sur apoya los ensayos clínicos de los prototipos de vacunas, facilitando el soporte tecnológico, a través de una plataforma de recolección de datos informáticos, que permitirán realizar los registros clínicos de la investigación.

Publicidad
Botón volver arriba
Cerrar