fbpx
Uncategorized

Las mujeres millennials ya no quieren tener hijos. Te contamos porqué

Pero las personas de todos los sexos e identidades revelan que existen innumerables razones por las que las optan por no ser padres, y todas ellas son igualmente válidas.

Publicidad Publicidad

Las tasas de natalidad entre las mujeres veinteañeras se han reducido en los últimos tiempos. Investigaciones adicionales reflejan una tendencia a largo plazo de las mujeres que renuncian a la maternidad, ya que el número de mujeres que deciden renunciar a tener hijos se ha duplicado desde 1970.

Esta tendencia es fascinante, en parte porque durante mucho tiempo ha habido un tabú asociado con las personas (particularmente las mujeres) que deciden no ser padres. A las mujeres que eligen no tener hijos se las ha llamado «superficiales» y «egocéntricas», e incluso el Papa ha llegado a decir que la decisión de no procrear es fundamentalmente «egoísta». 

Pero las personas de todos los sexos e identidades revelan que existen innumerables razones por las que las optan por no ser padres, y todas ellas son igualmente válidas. 

A continuación, repasamos los principales motivos que tienen los millennials para no querer hijos en sus vidas. 

10 motivos de los jóvenes por los que ya no quieren ser padres

1. Los niños no siempre son financieramente viables.

Los costes del compromiso financiero de por vida que implica tener un hijo están en muchos casos detrás de por qué la gente no quiere tener hijos. 

«Si no puedo permitirme el lujo de vivir bien ahora con mis ingresos, ¿cómo puedo esperar que le dé a un niño la vida que se merece?» Es la frase más escuchada entre los jóvenes que se apuntan a este, como a su principal motivo para no querer ser padres. 

2. La población ya está fuera de control.

Algunos ciudadanos preocupados mencionaron el hacinamiento y las preocupaciones ambientales como razones para temer el rápido crecimiento de la población. Aunque existe cierto debate sobre si la sobrepoblación es una amenaza seria para la humanidad, muchos millennials la ven como una razón legítima para evitar añadir más humanos a la ecuación. Estos piensan que hay demasiados niños no deseados en el planeta, por lo que adoptarían si alguna vez deciden que quieren tener hijos. 

3. Los problemas de fertilidad pueden dar una perspectiva diferente sobre la necesidad de tener hijos.

Mientras que uno podría asumir que la infertilidad sólo afecta a las mujeres mayores, algunos milenios luchan por concebir naturalmente también. De hecho, según los datos de 2002 de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, el 11% de las mujeres casadas menores de 29 años se han ocupado de cuestiones relacionadas con la fertilidad. Para algunas mujeres, esto puede llevarlas a reconsiderar si desean tener un hijo en primer lugar.

4. El embarazo puede tener graves consecuencias físicas.

Incluso en el siglo XXI, el parto es una prueba física agotadora (sin mencionar que es potencialmente peligrosa). A muchas mujeres no les gusta la idea de usar sus úteros como una «incubadora”. 

5. Con los niños viene la presión de tomar decisiones perfectas.

Aunque a las personas que no quieren tener hijos a menudo se les llama «egoístas», suelen ser de todo menos egoístas. Es más, son bien conscientes de que la responsabilidad de ser un buen padre significa constantemente poner al niño en primer lugar y tomar decisiones saludables para ellos, y no sentían que estaban a la altura de ese desafío. 

6. No todas las mujeres están preprogramadas con instintos maternales.

Muchas mujeres simplemente no sienten que han nacido con impulsos maternales.

7. El mundo no siempre es un lugar agradable.

A veces la decisión de no ser padre es tan simple como querer evitar que un niño tenga que vivir en un mundo con el que no se sienten cómodos. Citando factores como la desigualdad global, la intimidación o el descontento general con la sociedad, muchos jóvenes no quieren que sus hijos tengan que lidiar con los problemas del mundo actual. 

8. Nos encontramos en una época en la que las ambiciones profesionales tienen prioridad.

Hay investigaciones que sugieren que la idea de «tenerlo todo» -tanto una familia como una carrera de primera- es algo así como un mito inalcanzable. Así que no es sorprendente que un número de nuestros encuestados reportaron que ven la paternidad vs. el éxito profesional como una decisión imposible de tomar. Muchos jóvenes piensan que los niños son posibles obstáculos para sus elevadas metas profesionales.

9. Los niños no encajan en todos los estilos de vida.

Incluso cuando las metas profesionales no eran la razón principal detrás de la decisión, muchos de los jóvenes tienen el deseo de preservar sus estilos de vida ya realizados como una razón igualmente convincente por la que no querían tener hijos. Estos sienten que sus vidas estaban lo suficientemente llenas (y ocupadas) como están, sin las responsabilidades añadidas que conlleva tener hijos.

10. En última instancia, una razón ni siquiera debería ser necesaria.

Mientras que las encuestas revelan lo variadas que son algunas de las razones por las que ya no queremos tener hijos, una de ellas se destacó entre todas las demás: no necesitar una razón en absoluto. 

Después de todo, se trata de una elección personal en cuanto a lo que queremos hacer con nuestros cuerpos. Muchos jóvenes piensan simplemente que no necesitan dar una explicación de porqué no quieren ser padres. 

Publicidad
Etiquetas
Botón volver arriba
Cerrar