fbpx
CulturaDeportesReportaje

¿Cuál es la historia del blackjack?

Publicidad Publicidad

El blackjack es uno de los juegos de azar más populares entre los aficionados al casino. Su historia, al igual que la de muchos otros juegos, está llena de ambigüedad y, al día de hoy, los historiadores no se han puesto de acuerdo en cuanto a la versión definitiva. Sin embargo, muchos enlazan sus orígenes a China donde aparecieron los primeros juegos de cartas que evolucionaron en los que hoy disfrutamos en el casino tradicional y online. Juega aquí al blackjack y conoce la historia detrás de este apasionante juego.

Los primeros naipes

Los juegos de cartas tuvieron sus orígenes en China donde se utilizaba dinero para reemplazar a los naipes que, con el correr de los años, fueron adaptándose hasta los que hoy conocemos. Estos juegos se extendieron por Asia y África hasta llegar a Europa desde Egipto durante los últimos años del siglo XIV. En ese momento el mazo de cartas contaba con 52 figuras que contenían imágenes de espadas, palos, monedas y copas. Europa transformó estos diseños en imágenes de los personajes célebres de la época, como reyes y cardenales. Dada su popularidad se comenzaron a imprimir más cartas y en Francia, durante el siglo XV, se unificaron con la figuras que hoy se conocen: corazones, tréboles, diamantes y picas.

Los orígenes del blackjack

Aunque las reglas de estos juegos son un poco diferentes a lo que hoy se conoce como blackjack, muchos historiadores coinciden en que estas alternativas son las bases del conocido juego.

  • Vingt-et-un: Vingt-et-un, que se traduce como veintiuno, es el juego francés que se popularizó en los casinos del siglo XVIII. El objetivo era el mismo: obtener 21 puntos en las cartas. Sin embargo, el jugador realizaba su apuesta después de recibir la primera carta y el crupier podía doblarla al verla. Además, si él llegaba a 21, el jugador tenía que triplicar su apuesta inicial y pagarle.
  • Sette e mezzo: Sette e mezzo, traducido como siete y medio, era el juego preferido por los italianos. Lo único que lo diferencia del blackjack es que, en lugar de alcanzar 21 puntos, el jugador debía obtener 7 y medio. Con figuras que suman medio punto, cartas que suman un punto entero y el rey de diamantes como comodín, el jugador perdía su apuesta si sumaba un puntaje más alto.
  • Treinta y uno: La variante española del blackjack fue el treinta y uno. En este juego el jugador recibía tres cartas y debía sumar 31 puntos, o acercarse lo más posible a esa puntuación, para ganar la apuesta.

La popularidad de estos juegos, en especial vingt-et-un se extendió alrededor de todo el mundo y llegó a Estados Unidos en el siglo XIX. Como al principio no tuvo tanta aceptación entre el público, los casinos decidieron cambiar un poco las reglas y ofrecer bonos si el jugador recibía una jota (jack) negra (black) y un as de picas. Así nació el blackjack.

Publicidad
Botón volver arriba
Cerrar