Actualidad

Padre encerró a sus hijos durante 9 años esperando el fin del mundo

El hecho se dio a conocer cuando el hermano mayor de las víctimas acudió a un bar de la localidad y después de unas cervezas conversó con el locatario contándole que "quería terminar con el estilo de vida" que llevaban en casa.

Publicidad Publicidad

Un terrible caso de secuestro quedó al descubierto en la localidad de Ruinerwold, en Holanda, cuando la policía encontró a seis personas ocultas en el sótano de una granja situada alejada de los centros urbanos. Los seis habían permanecido casi nueve años viviendo sin contacto con el exterior.

El hecho se dio a conocer cuando el hermano mayor de las víctimas acudió a un bar de la localidad y después de unas cervezas conversó con el locatario contándole que «quería terminar con el estilo de vida» que llevaban en casa.

El dueño del bar llamó a la policía y los efectivos acudieron al domicilio encontrando la terrible sorpresa. Hombres y mujeres de entre 16 y 25 años vivían ocultos en un sótano que estaba escondido detrás de una escalera de la vivienda.

Los seis estaban bajo la tutela de su padre, quien los mantuvo encerrados esperando «el fin del mundo». El sujeto permanecía en cama tras sufrir un derrame cerebral, pero mantenía a sus hijos escondidos y convencidos de que eran los últimos sobrevivientes en el planeta.

Antes, el sujeto había tapado las ventanas de la vivienda para evitar que los menores vieran a cualquier vecino que se acercara a la granja. Vivían de forma autosustentable cultivando sus propios alimentos.

La policía local confirmó el parentesco entre el hombre y las seis personas que permanecían ocultas, y determinó que el hombre había arrendado la propiedad. El dueño de la granja, que vive en la ciudad más cercana al pueblo, afirmó que arrendó el inmueble a un hombre que afirmaba ser soltero y sin hijos.

Publicidad
Etiquetas
Botón volver arriba
Cerrar