ActualidadNacionalReportajeTecnología

Nicolás Contreras, el temuquense que volvió de Australia para enseñarles inglés a los chilenos de forma poco tradicional

Decidió dejar todo de lado para hacer enseñar el idioma más hablado del mundo.

Publicidad Publicidad

El inglés es la lengua universal de la actualidad. Es el idioma por defecto en los negocios internacionales, el turismo, la educación, la tecnología, etc.

Quien desea conectarse con el mundo, debe saber manejar el idioma inglés, ya que actualmente existen más de 1.130 millones de hablantes en el planeta.

Nicolás Contreras es un temuquense que hace algunos años atrás emprendió rumbo hacia Melbourne, Australia, para poder desarrollarse como profesional y en poco tiempo consiguió ser gerente del área comercial en una empresa multinacional.

Nicolás señala que parte de su rol en la empresa, era la de acompañar los procesos de selección, para que ingresaran nuevos trabajadores del área de ventas y servicio al cliente de la compañía.

“Muchas veces tuve que participar en muchas entrevistas de trabajo. Llegaban muchos latinos y obvio que también habían chilenos. Si bien esto es muy normal en Australia, lo que a mí me sorprendía es que muchos extranjeros no podían conseguir el empleo, por el bajo nivel de inglés”. Señala Nicolás.

Él también agrega acerca del nivel de inglés de los chilenos, que buscaban una nueva oportunidad.

“Como yo tenía acceso a los currículum vitae, yo sabía quiénes eran chilenos. Al momento de la entrevista me daba cuenta que su inglés era muy básico. Muchas veces me sentí bajoneado porque quería ayudarlos, pero no sabía cómo, ya que los puestos necesitaban de un alto nivel de inglés”.

El temucano también hizo referencia a su decisión de dejar Australia y la empresa en donde trabajaba, para dedicarse a enseñar inglés de forma diferente.

“Como te comentaba, me daba mucha lata ver a varios chilenos sin trabajo por no saber bien inglés y luego de pensarlo harto, decidí renunciar a mi cargo y montar una academia de inglés, llamada  “Método Speed Academy”. Creo que es la única forma de ayudar a miles de chilenos a conseguir lo que ellos quieren: estudiar un postgrado en el extranjero, trabajar en otros país, viajar y comunicarse sin problemas, buscar información en inglés o simplemente ver una película en el idioma original”.

Al consultarle acerca de la metodología y diferencias con el resto de escuelas de inglés, Nicolás nos comentó lo siguiente:

“¿Conoces a alguien que haya aprendido inglés en el colegio, en la universidad o en una escuela de inglés?. Lo más probable es que no, y eso no es porque los chilenos no tengamos la capacidad de hablar inglés, la razón es que la metodología que se ocupa en el aula simplemente no funciona. Se enfocan mucho en las estructuras del idioma y en las reglas gramaticales, cuando en realidad esos elementos no son relevantes al momento de adquirir el idioma inglés. Tampoco ayuda el tener aulas con más de 20 alumnos en donde todos tienen talentos y capacidades diferentes, esto siempre perjudica a las personas que avanzan más lento, ya que nunca irán al ritmo de la clase ni de sus compañeros más aventajados. Esto hace que al momento de graduarse ningún alumno sea capaz de mantener una conversación fluida 100% en inglés, a pesar de todos los años de “estudio” que tenemos en el colegio.

La forma en que yo enseño inglés es siguiendo un orden lógico, yendo desde los conceptos más básicos hasta los más complejos, y entendiendo que todas las personas tenemos capacidades, talentos, y horarios diferentes. Es por esto que el sistema que creé se adapta completamente a las características de cada persona, reforzando los conceptos que más les cuestan y poniéndole menos énfasis a lo que ya dominan, también nuestro sistema utiliza estrategias y programas computacionales de memorización acelerada, por lo que los alumnos pueden recordar todo lo que estudian y las clases son lo más efectivas posibles. Es importante considerar, que las sesiones de estudios van desde los 15 a 30 minutos diarios, lo cuál se adapta completamente a las responsabilidades familiares, laborales y sociales propias de un adulto profesional.

Nicolás también comentó acerca de su objetivo y lo que lo mueve en el día a día.

“Mi meta es enseñarle inglés a un millón de chilenos y no pararé hasta conseguirlo. Quiero que el inglés no sea ningún impedimento para que alguien logre concretar sus sueños. Chile será más bilingüe y quiero ser parte de eso”. Finalizó Contreras.

Publicidad
Botón volver arriba
Cerrar