ActualidadCrónicasPolítica

Columna de Opinión: ¿Apruebo o Rechazo? La ilusión, ignorancia y la manipulación

por: Ramón Jarasman

Publicidad Publicidad

Ponerse a analizar la actual constitución, sería como leernos un libro sabiendo el desenlace final. En donde los protagonistas son el Capital y el Estado, en su lucha por agradar al Pueblo. Pero el pueblo no ha estado muy contento que digamos, han pasado muchas cosas que los mantienen ocupados y afanados en lograr los objetivos. Tales como un hogar, mantener un trabajo, educar a los hijos, los problemas de la salud y tratar de mantenerse, ya es un logro importante para muchas familias, hoy en día.

El que Aprueba, está entregando su confianza en un proceso que le dice que todo lo anterior se puede arreglar, que el Estado debería ser Solidario y no Subsidiario como lo es hasta ahora. Que los derechos deberían garantizar Salud, Educación, Vivienda, Trabajo y por qué no, una mejor calidad de vida. Suena bien eso. ¿Se puede lograr?, ¿Hay garantías para que esto ocurra?

Supongamos que Sí, que si se logra todo lo bonito de este discurso, que al igual que en otras experiencias de países más avanzados, Chile logra crear una Nueva Constitución que sea más solidaria  y que permita el crecimiento más equitativo. 

Mis dudas surgen, por tantos años en que han existido diferencias sociales, étnicas, barrios segmentados. En un país donde todos se reúnen para “venerar a un pervertido” que lucra con la discapacidad y no permite que el Estado se haga responsable de la rehabilitación. Tanta impunidad para algunas personas, el poder del dinero compra exámenes de ADN, denuncias por delitos sexuales, etc.

«Este país, que guarda secretos familiares de abusos y que no hacen nada por ayudar en la salud mental de muchos. Que justifica la violencia en la crianza de hijos, que el machismo es inculcado de una madre sobreprotectora a su hijo, que las mujeres deben aguantar, porque son más fuertes. Este Chile que valora más a los futbolistas que a los científicos. Que se enorgullece de sus uniformados, que no han ganado nada, más bien, en cincuenta años, solo han levantado las armas contra su propio pueblo. Este país que se cree cristiano, solo por ir los domingos a la Iglesia y compartir el Evangelio, pero que se ríe de quienes evangelizan en las puertas de sus casas y no quieren recibir transfusiones de sangre, porque los encuentran fanáticos. Que aún se burlan de sus Pueblos Originarios tratándolos con diminutivos y siendo racistas y clasistas con ellos.»

Este país, sin duda, es una copia triste de una colonia que nunca se independizó. Y que a pesar de celebrar por años la independencia contra de la corona Castellana, seguimos siendo un pueblo sumido en una tiranía, llamada «oligarquía», que se sienten dueños de todo, incluso de los deseos de un mejor país, llamando desesperadamente a Rechazar para Reformar. Pero si no lo han hecho nunca, desde que éramos Colonia del reino de Castilla, ¿qué quieren reformar? Si no lo han hecho nunca.

Si alguien decide votar por el Rechazo, es porque debe tener uno de los dos motivos, el primero es no perder los privilegios, siempre y cuando los tengan. Que el sistema económico de libre mercado, le hayan permitido, tener grandes utilidades y les permita seguir creciendo con este sistema, lo que es entendible y aceptable, ya que según esa lógica, ellos estarían bien en todos los aspectos. Y los otros, en definitiva son personas que se benefician del sistema público, consiguiendo, salud, educación, trabajo, pensiones y están de acuerdo con ellos y quieren Rechazar para Reformar y con eso Mejorar. Esto es como seguir esperando que los cambios lleguen y con el cuento del chorreo, que los que ganan más, dejarán que algún día  les alcance a ellos y sus generaciones siguen esperando hasta que se deciden a estudiar y aprender más y darse cuenta que ese día no llegará, que nadie quiere dejar de ganar. Lo que los obliga a replantearse muchas cosas, entre ellas, la Religión como Dogma, el Capital como Instrumento y el Estado como garante de Justicia Social.

¿Y tú que harás este 26 de abril, dejarás que tus sueños sean parte del sueño de otros. O prefieres esperar que los mismos de siempre, hagan las mismas promesas y se sigan beneficiando entre ellos?

Publicidad
Botón volver arriba
Cerrar